Selkirk Bannock {un pan Escocés}

martes, 24 de marzo de 2015






Paso muchas horas frente a una pantalla de ordenador o móvil. A pesar de eso, hay algo que no cambio, ni creo que cambie nunca ... Siempre preferiré leer en papel. Soy una romántica, a veces ;)

Girar las páginas, dejar la huella de mi paso entre ellas, doblando una esquina o empleando lo que tengo a mi alcance para marcar mis pausas. Mis libros, están marcados. Algunos han recibido un baño de agua mientras me acompañaban las tardes de verano junto a la piscina. Otros, doblados y arrugados porque me resultaba más cómodo leerlos así... Hay quien me regaña cuando ve eso, pero para mi, es una prueba de vida, mis libros dicen que han sido leídos y vividos con rabia, algunos con gran pasión. De hecho, los que permanecen impolutos, dicen que jamás fueron abiertos, o cuanto menos, que nuestro idilio fue flor de un día ;)

Con mis libros de cocina me ocurre lo contrario (no me explico porqué). Los trato con extrema delicadeza y a pesar de que pasan muchas horas rodeados de harina, grasa o líquidos, rara vez salen malheridos ... Yo y mis contradicciones!!
De todos los libros de cocina que tengo, hay uno en especial, más bien son los libros de un autor en especial, Paul Hollywood, que jamás me fallan. Sus recetas de pan son siempre perfectas y cuando quiero acertar y no subirme por las paredes de rabia, siempre recurro a él. 

Señoras y señores, con todos ustedes un delicioso pan de origen Escocés, el "Selkirk Bannock". Con sabor a mantequilla, ligeramente dulce y enriquecido con pasas. Su característico color procede del baño de huevo y el horneado que le aporta esa tonalidad cobre intenso...... Que lo disfrutéis!

Fuente: "British Baking" de Paul Hollywood




Ingredientes para un gran pan ligeramente dulce:

- 500 gr de harina de fuerza.
- 5 gr de sal.
- 60 gr de azúcar.
- 7 gr de levadura seca de panadería (aproximadamente una bolsita)
- 80 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 175 ml de leche a temperatura ambiente.
- 125 ml de agua a temperatura ambiente.
- 150 gr de sultanas (en la receta original 200)
- 1 huevo batido con una cucharada de agua para el glaseado.





Preparación:

- En un gran bol, introducir la harina sal, azúcar y la levadura, procurado que esta última no esté en contacto con la sal.

- Incorporar la mantequilla cortada en dados y con ayuda de las yemas de los dedos comenzar a trabajar el conjunto hasta obtener una consistencia harinosa y la mantequilla esté totalmente integrada a la harina.

- Incorporar la leche y la mitad del agua y comenzar a amasar el conjunto. Ir añadiendo el resto del agua poco a poco hasta que toda la harina esté incorporada y obtengáis una bola que no se os pegue a las manos. Es posible que no tengáis que añadir todo el liquido, aunque a mi esas cantidades me fueron perfectas.

- Amasar durante unos diez minutos, introducir en un  bol ligeramente engrasado y dejar levar cubierto con papel film. Tiene que doblar de tamaño.

- Una vez levado, incorporar las sultanas y amasar hasta que queden bien integradas en la masa.

- Forrar una bandeja de horno con papel vegetal. Dar a la masa forma de bola y disponer sobre la bandeja preparada. Cubrir con film y dejar levar de nuevo hasta que doble su tamaño.

- Precalentar el horno a 220º. Pintar la superficie del pan con la mezcla de huevo y agua y hornear durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, bajar la temperatura a 190º y continuar horneando unos 20 o 25 minutos o hasta que al golpear su base con los nudillos suene a hueco.

Delicioso tostado con tan solo un poco de mantequilla. Un acompañamiento perfecto para un té o un café :)






Feliz martes!