Kouglof Vienés de especias y frutas confitadas {Feliz Navidad}

lunes, 22 de diciembre de 2014


Se acaba un año extraño e intenso para mi. Lleno de emociones encontradas, de sucesos inesperados, encuentros y desencuentros. Exaltación del corazón en estado puro ... cosa, que para alguien como yo, puede llegar a ser demasiado :)
Mirarte en el espejo del tiempo transcurrido, de  personas que no contabas con volver a ver jamás. Asumir que el tiempo pasa sin a penas darnos cuenta. Encontrar sorpresas por el camino que no eran esperadas..... Movimientos a golpes de corazón, que amenazan con un terremoto interior a personas como yo, personas, que sin duda, no estamos capacitadas para mantener una fría calma ante los elementos emocionales.

Pero, a pesar de tanto movimiento interno, de tanta montaña rusa de emociones. Fue un año muy hermoso!
Me quedo con lo que hizo temblar mi corazón con el latido de la alegría, lo que ilumino mis días con grandes sonrisas, lo que me hizo bailar sobre tacones de aguja, lo que de algún modo me hizo sentir viva ... Al fin y al cabo, lo bueno de las personas como yo, es que, aunque sufrimos con más intensidad, también, cuando somos felices, lo somos con todas nuestras fuerzas  y quiero creer, creo firmemente, que eso me compensa. Vivir la vida como si fuese el último día, vibrar al ritmo de lo que me hace feliz y no conformarme con una vida tranquila y reposada... No cambio mi 2014 por nada del mundo!

Me despido durante unas semanas.. Quien sabe cuantas! Dos, tres, no creo que muchas más.. Aunque con una persona como yo nunca se sabe ;)
Os dejo con la dulce compañía de este delicioso pastel Vienés. Lleno de sabores de invierno y Navidad. Un pastel de textura intensa que hace pensar a un "stollen" Alemán y que a mi modo de ver, mejora con el paso de los días. Si os gustan ese tipo de dulces no dejéis de probarlo... si no, ya nos veremos en enero con otra cosa :)



Ingredientes para un molde de kouglof o de corona de unos 20 cm:

- 130 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
- 150 gramos de azúcar.
- 4 huevos medianos separadas claras de las yemas.
- La ralladura de una naranja y de un limón.
- 1 cucharada de azúcar vainillado.
- 1/2 cucharadita de mezcla de cuatro especias.
- 1 pizca de clavo molido.
- 1 pizca de sal.
- 150 gramos de harina.
- 25 gramos de almendra molida.
- 25 gramos de nuez molida.
- 45 gramos de naranja confitada finamente picada.
- 45 gr de limón confitado finamente picado.

Para el glaseado:

- 1 frasco pequeño de confitura de albaricoque sin trocitos.
- 150 gr de chocolate negro para fundir.
- 110 ml de agua.
- 80 gramos de azúcar.




Preparación:

- Precalentar el horno a 170º. Engrasar el molde y reservar.

- Batir la mantequilla junto con el azúcar durante varios minutos, hasta que la mezcla blanquee. Incorporar las yemas a la mezcla anterior a la vez que batimos. Una vez integradas las yemas, añadir las ralladuras de naranja y limón, las especias y la sal.

- Tamizar la harina sobre la mezcla anterior y añadir la almendra, nuez molida y frutas confitadas. Mezclar el conjunto con una espátula y reservar.

- Montar las claras con una pizca de sal hasta que estén bien firmes. Incorporar poco a poco a la mezcla con movimientos envolventes para que no se bajen. Al principio os costará un poco pues la mezcla es espesa, pero poco a poco con ayuda de las claras se irá aligerando.

- Introducir en el molde reservado y hornear durante unos 50 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga seco. Si a mitad de cocción se dora demasiado, cubrir con un trozo de papel de aluminio y retirar este los últimos diez minutos.

- Dejar enfriar un poco el pastel antes de desmoldar y mientras, calentar un poco la confitura. Con el pastel aún tibio, pincelar este con confitura y reservar mientras preparamos la cobertura de chocolate.

- Calentar en una pequeña cazuela el agua con el azúcar. Llevar a ebullición y mantener en suave hervor durante unos minutos para que el azúcar se funda. Retirar del fuego y dejar enfriar un poco. Introducir el chocolate y remover constantemente hasta que este se vea bien brillante y sin grumos.

- Dejar enfriar un poco para que la cobertura coja un poco de consistencia y regar el pastel con esta. Decorar, si deseáis, con perlas de azúcar plateadas o como más os guste :)




No dejéis de hacer latir vuestro corazón con intensa emoción...Yo lo haré sin pensar en nada más :)

Feliz Navidad!