Bialy {el primo de los bagels}

lunes, 27 de enero de 2014





No imagino mi vida en una gran ciudad. Con la edad cada vez disfruto más de la tranquilidad de un pequeño lugar, el silencio y el confort de la vida sin estrés .... sin embargo cuando viajo, amo visitar grandes ciudades.
Las grandes ciudades tienen algo especial, esa mezcla caótica de gentes que vienen de tantos lugares, el bullicio, la gran variedad de lenguas, creencias, costumbres ... eso es mágico, algo que en los pueblos no se tiene. Algo, que creo, es bueno para comprender lo maravillosos que somos los seres humanos, todos iguales y cada uno, único y especial.

Nueva York desde el siglo XIX ha recibido gentes de todas las culturas y lugares del mundo, gentes que buscaban un futuro, que huían de lo que les había tocado en suerte... Los judíos Asquenazíes, procedentes de Europa Central, fueron uno de esos pueblos y con ellos llevaron este delicioso pan. De forma muy similar al famoso Bagel (también de origen judío), pero con la diferencia de que el bialy no se cuece en agua antes del horneado y se rellena con una mezcla de cebolla frita.
Un pan delicioso que os aconsejo probar y con el que, por un ratito, todos podremos soñar que estamos en la "gran manzana" :) .

Fuente "Nueva York" de Williams Sonoma y "Nueva York, las recetas de culto" de Marc Grossman.





Ingredientes para seis bialys:

- 400 gr de harina de fuerza.
- 1.5 cucharaditas de levadura seca de panadería.
- 1 cucharadita de sal
- Entre 250 y 280 ml de agua tibia.
- 1 cucharada sopera de aceite de oliva.

Para la guarnición:

- 3 cucharadas soperas de aceite de oliva.
- 1 cebolla pelada, no muy grande y bien picada.
- 2 cucharaditas de semillas de amapola.
- 1 pizca de sal y pimienta recién molida




Preparación:

- Introducir la harina, la sal y la levadura en un bol grande. Incorporar el aceite de oliva y unos 200 ml de agua. Comenzar a amasar a la vez que vamos añadiendo el agua restante poco a poco, hasta formar una bola y obtener una masa firme que no se pegue a las manos. Yo empleé unos 280 ml de agua, pero siempre hay que tener en cuenta que no todas las harinas son iguales.

- Amasar durante unos diez minutos, hasta que la masa esté fina y elástica. Este proceso yo lo hago con la Kitchen Aid, pero si no tenéis amasadora, pensad en los brazos tan bonitos que se os van a poner! ;).

- Engrasar un bol e introducir la masa en este. Dejarla levar cubierta por un trapo durante una hora o hasta que duplique su volumen.

- Una vez la masa haya levado, disponerla sobre una superficie ligeramente enharinada y dividirla en seis porciones del mismo peso. Formar con cada una de ellas una bolita llevando los bordes exteriores hacia el centro y pellizcándolos para que queden sellados. Disponer los bialys sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal con la parte sellada boca abajo. Tapar con un trapo y dejar levar una hora.

- Mientras tanto, preparar la guarnición calentando el aceite en una pequeña sartén. Sofreír la cebolla y las semillas de amapola a fuego lento, hasta que esté blanda y transparente. Salpimentar ligeramente y reservar.

- Una vez los bialys estén hinchados, aplastar ligeramente con la palma de la mano y hacer un profundo hueco introduciendo el dedo gordo en el centro del bollo. Procurando no agujerear la masa.

- Precalentar el horno a 225º, rellenar cada hueco de los bollitos con una cucharada de relleno y pincelar la parte sin cebolla con un poco más de aceite.

- Hornear en el centro del horno durante unos 10/15 minutos dependiendo de la potencia del horno, o hasta que los bialy estén bien dorados.

Los bialy son deliciosos rellenos de pescado ahumado y salsa mahonesa, también se pueden emplear para sustituir el pan de hamburguesa y cientos de combinaciones más... lo que os dicte vuestro estomago e imaginación!.


Feliz semana amig@s!!!!!.



46 comentarios:

alumna dijo...

Buenos días, preciosa, levantarme con mi café y ponerme delante de la pantalla, con ese maravilloso pan, esa cebolla y esas fotos, que directamente me teletransportan a Nueva York, uhm.... rico de veras. Buena entrada de semana, ricitos ;)

CHEZ SILVIA dijo...

Buenos dīas! Encantada de conocer al primo, a sido un placer para la vista y mi futuro paladar, porque tienen que estar de muerte lenta. feliz semana amiga querida! Bsss

La Morena en la cocina ¡¡¡Que follón¡¡¡ dijo...

¡¡Hooola!!! me apunto a éste viaje suculento al que me invitas de la mano de estos preciosos bialys, seguro que disfrutaré como disfruté con el viaje a Turquía de la mano de los simit. Yo que sí que soy mayor hace tiempo que disfruto de la tranquilidad de los sitios pequeños aunque me gusta tener cerca una gran urbe para perderme entre el bullicio de los visitantes y volver, eso sí a la tranquilidad de mi entorno. Feliz semana guapísima. Bss

Jorge Iglesias dijo...

Me gusta, tiene muy buena pinta y la foto de cine, pero yo, en tu caso, probaría también otro que también esta bien y es el primo de Tito.
Besos
Jorge.

Marhya dijo...

¡Que buenos deben de estar! Se ven buenísimos, con las ganas que dan de preparar masas en días como estos.
Besos.

Mi toque en la cocina dijo...

Ayer mismo preparé una comida n casa con los amigos con los que estamos planeando el viaje a NY y les comentaba que antes d irnos tenemos que organizar una comida temática con algunas de las recetas más típicas de la gran manzana. Conocía los bagels pero a sus primos no tenía el gusto de conocerlos así que tomo buena nota de esta receta para presentárselo a los demás.
Un hesito desde Las Palmas y feliz semana.

Mary Luz Piñeiro dijo...

Qué deliciosos querida Juana!!! Me quedo con terrible antojo de probar estos primo hermanos de los bagel y espero que me gusten tanto como los susodichos...
Pintaza qué tienen, qué tentación!!!
Un besazo y muy buena semana Rapunzel!!!

Mónica García Centeno dijo...

Qué ricos Juana! No conocía yo estos panecillos y enamorada me he quedado. Los de las grandes ciudades buscamos lo contrario cuando salimos, un sitio pequeño y tranquilo. Te cambió la casa cuando quieras unos días eh!! Un beso y buena semana.
Monie

Miss Croque Madame dijo...

Amiga!! que ricura nos traes hoy!! en casa amamos los bagels sean de la manera que sean, los hacemos un montón ¡¡pero desconocíamos completamente a sus primos!! eso no puede ser, nosotros somos muy de familia y no podemos dejar a unos primos marginados. Tomo buena nota de la receta para este finde, que me parece un buen momento para viajar a NY con la imaginación... porque con el bolsillo va a ser que no.

Besazo fuerte pá ti!

Fani Puntodenieve dijo...

Qué ricos! Yo soy una fanática de los bagels. Creo que podría comerlos todos los días rellenos de cualquier cosa. Así que estos panecillos no me los puedo perder!!!
La verdad, nunca había oído hablar de ellos, pero las pintas son fantásticas!
Besos!

São Ribeiro dijo...

Não conhecia a receita.
Adorei ,além de lindos parecem ser uma delicia
Boa semana
bj

VIRGINIA dijo...

Ayyy Juana yo soy cada día mas rústica que las flores, pero como a ti me gusta de cuando en cuando disfrutar del bullicio de una gran urbe, eso si solo por unos días. La tranquilidad de un pequeño pueblo hoy por hoy me reconforta y restaña el espíritu.

En cuanto a los bollitos, serán primos de los baguels, pero te puedo decir que de aspecto no tienen nada que envidiarlos. Están para meter la mano por la pantalla y llevarte unos cuantos para el amahiketako. Bss

Virginia "sweet and sour"

Aisha dijo...

Mi querida Juana, ya me he quitado el empanamiento y vengo a ver tus deliciosos bialys. Me encanta la idea y lo pongo en mi carpetita de pendientes, para hacerlos.
Como tú, prefiero los sitios pequeños para vivir y dejar las grandes ciudades para las visitas. Vivo en Rotterdam, y a pesar de ser una ciudad, no es tan agobiante ni estresante como otras ciudades. Eso sí, cuando voy a Barcelona a visitar a la familia a la que llevo dos días me pongo de los nervios por el nivel de ruido. Es lo malo de vivir en el norte de Europa, que te acostumbras a vivir en un semi-silencio y luego volver al mundanal ruido es estresante.
Besitos

Churretosa dijo...

Pues me gusta este primo, jajaja.
Coincido contigo mi querida Juana en que la mezcla tan variopinta que podemos encontrar en las grandes ciudades enriquece nuestra cultura y aunque es cierto que yo prefiero la tranquilidad del día a día de mi pueblito, con la gastronomía también podemos viajar aunque sólo sea con el paladar y difrutar de la variedad.
Besos

Pumuky a la cuina dijo...

Buenos días Juana!

Yo soy un poco de ciudad, pero aunque como a tí me gusta mucho visitarlas, creo que no sería capaz de vivir en una gran ciudad, me sería mucho más fácil vivir en una ciudad alejada de las grandes urbes, y de hecho es más o menos donde vivo, en una ciudad, pero una muy tranquila y en la que no existe el bullicio (e incluso el caos) al que nos tiene acostumbrados Barcelona.

Ya me estoy imaginando a mí mismo con un bacalao ahumado (ya sabes que yo estoy un poco p'allá, y no se me va a ocurrir probarlo con salmón...) aderezado con un chorritín de aceite de oliva, y nada más, una manera ideal de degustar estos primos de los bagels!
Aunque viéndolos en esas fotos tan bonitas, creo que me comería más de uno antes de tener tiempo a rellenarlos, jeje!

Un besote, y que tengas una feliz semana!

MFe dijo...

Me encantan!! ya me los he guardado en pendientes. Tienen que estar deliciosos. La guarnición también me ha parecido estupenda!!

Besos.

Gloria Aleix dijo...

Juana que maravilla, para rellenarlo de 1000 cosas ricas! Besitos cielo!
Glo de COCINAR CON AMIGOS

Laurel y Menta dijo...

Ayy Juana cuánto aprendemos contigo, estos bialy no los conocíamos y tienen una pinta increíble.

Un bonito viaje!!

un abrazo y feliz semana.

Mijú dijo...

Juana yo soy de las urbanitas de jardín con árboles, no tengo remedio jjjjjj
Adoro la cebolla.
Un saludito

Evelyn dijo...

No conocía yo al primo del bagel y enamoradita me ha dejado. Nuevo York es mi segundo destino soñado de viaje así que de momento me conformo con soñar en comerme un bialy en la gran manzana. Un besiño.

asj dijo...

Yo los he hecho ya varias veces desde que los descubrí en un libro antiguo americano y son una pasada de ricos ehh, te han quedado genial, como todo!

besos

Bego dijo...

Hola !!!
No conocía yo a estos primos de los bagels, pero ya que me los has presentado, creo que nos haremos muy amiguitos jaja....aunque últimamente estoy panarreando poco (Dios qué palabra , no se si existe jaja) , pero vamos que me la guardo en mi libreta de recetas prefe, para cuando me vuelva la inspiración y de paso , viajaré hasta Nueva York , aunque sea con el pensamiento jeje...
Besinos y feliz semana.

KRIS dijo...

Tú eres muy afortunada de conocer a los bagels y a sus primos, yo no conozco a ninguno de los dos, y por un tiempo creo que seguiré sin conocerlos, estos caprichos no me los puedo permitir, si no quiero echar por la borda mi esfuerzo pateandome el pueblo de cabo a rabo ¿no crees Juanilla?

Tengo que reconocer que se ven preciosos y seguro que son deliciosos.

La Gran Manzana, un maravilloso lugar lleno de multitud de razas y culturas, tiene que ser muy especial visitar New York. Quizás algún día, si me sonríe la suerte y me toca la primitiva me lo pueda permitir jajajaja.

Brujilla te mando un beso grande grande !!!

Feliz semana !!!

Tere Marinval dijo...

tu con todos esos bailys y yo merendando un tazon de leche con cereales, no es justo!jaja
que buenos se ven, con esa miguita...me encantan! un besote

Catypol dijo...

Creo que mi primera vez en Nueva York será maravillosa, tanto que ver y tanto que admirar que seguro me vengo con la sensación de que me falta algo, pero repito será maravillosa ya no sólo por la gastronomía o por su arquitectura si no por respirar, sentir y una ciudad que palpita cada segundo de su vida.
Envidia me das de ese viaje, la verdad, yo no veo el momento de que llegue pero por otra parte me alegro mucho de que lo visites así podrás informarme que hacer y que no, que te gustó más y que no vale la pena, y te seguiremos por IG claro!
Pero mientras planeas el viaje te permito que nos pongas los dientes largos con estos deliciosos panes, ya llegan aires Newyorquinos y eso siempre nos gusta.
Un besito reina, Love you

Marga dijo...

me quedo con tus bialy, me rechiflan, bsss

Rosa Maria Romero dijo...

Pero cuanto se aprende contigo bruja !!!! jajaja. Estoy segura que me van a encantar, porque estoy segura que te voy a robar la receta en cuanto termine de escribir esto, ea ya la tengo jijiji . Besitos ;-)

Los Chatos Chefs dijo...

No conocía esta receta pero ya me la he guardado en mis archivos de cosas que me gustan. Yo prové de hacer bagels y me salieron bastante bien, puse el post en el blog con video y todo! jajaj
Por cierto me encanta tu blog, por que me gusta descubrir recetas de todo el mundo.
Saludos!

Mònica Tarradellas dijo...

Aquests no els he provat mai...i veient com t'han quedat, ja me'n moro de ganes!!! I quina de pans diferents que tenim a totes les cultures! Petons!

Dolores-MiGranDiversion dijo...

Salivando me tienes, que ricura.
Bss

Madame Pépinière dijo...

Me chifla Juana!! Pero mucho!! Ese pan con la cebollita, buf. Y súper bien escrito tu post!
Un beso

Tere dijo...

Wowwww creo que también voy ha tener que dejar de mirar tu cocina, espectaculares, y esa miga prometedora con la tapa del panecillo lleno de aromas y sabores...... que dejo de mirar pero ya veo cómo la tuneo y la hago formato aligerado ;-), un beso grandeeee

Natalia dijo...

No había escuchado hablar de este pan, pero tiene muy buen aspecto.

Besitos

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Sin embargo yo para variar prefiero visitar lugares tranquilos, naturaleza, claro, vivo rodeada de edificios y por eso busco la tranquilidad.
No conozco estos panes, pero ahora que nos los presentas creo que vamos a hacernos amigos, con ese rico sabor de cebolla solo pueden ser ricos.
Besos mi preciosa amiga, feliz semana!!

Jose dijo...

Que maravilla de panes, los desconocía por completo, tienen que ser deliciosos.
Saludos.

Esmerαlđα• [Recelanđia] dijo...

Impresionantes Juana bonita, perfectos!
Mira que a mi los bagels me encantan, así que tengo que probar a sus primos jajaja
Lo explicas todo a la perfección y las fotos son preciosas!
Un besito enorme

Tuonela dijo...

Nunca había escuchado hablar de estos bollitos, creo que quedan eclipsados por sus primos los bagels y mira lo que nos estábamos perdiendo! Creo que estos me gustarían más :)

Yo tampoco podría vivir en una gran ciudad. Helsinki no se puede considerar una gran ciudad, es tan dispersa que siempre hay un bosque cerca de casa, no hay grandes edificios y el metro sólo tiene una línea :P Las grandes ciudades me agobian y sin embargo soy una enamorada de la enormísima París. Volvería allí mil veces. Cosas que pasan :P

Un besote.

Chela Gonzalez dijo...

Qué bueno!!!!!!!

Te han quedado geniales!!!! nunca los he hecho, pero creo que me voy a animar viendo el resultado.

Seguro que son una delicia!!!

Besos!!

Isabel Morenisa dijo...

Uauuuuu, sin palabras me has dejado....

Manderley de GuindillayCanela dijo...

Tienen que estar deliciosos. No conocía al hermano o primo de los bagels, pero seguro que me gustarán tanto como éstos.

Besos

Toñi Sempere dijo...

que maravilla Juana, esos panecillos me han conquistado, casi puedo olerlos!!!
Sabes? me pasa como a ti, adoro vivir en mi pequeño pueblo, tan tranquilo y tan , si quieres, monótono. Pero cuando salgo, me gusta la gran ciudad, el lio, el bullicio y la gente, lo adoro.
besotes preciosa!

Sory Rodriguez dijo...

No vivo en una ciudad muy grande , pero sí lo suficiente como para añorar perderme en algún rinconcito rural. Estoy deseando que llegue el buen tiempo para hacer una escapadita al campo y desconectar del mundo bullicioso.
Y qué te voy a decir de estos panecillos, que me parecen MA-RA-VI-LLO-SOS. Me encantan con la cebollita, tienen que ser un bocado exquisito.


Mil besitos rebonita!!!

Aurélie dijo...

Juanita, tienen una pintaza... NO conocía estos panes para nada pero me comía uno o dos ya mismo!!
Y sabes, si es en tu compañía, mejor aún!! Porque NY, no creo que vaya en breve... ;-)
Un besazo, preciosa!!
Aurélie

Manjar Malva dijo...

Que ricos!!! tiene una pinta maravillosa....
a mi que me gusta desayunar salado mmmmm
tengo que probarlos....
besos

Silvia dijo...

No va a pasar mucho antes de que me ponga manos a la obra con este panecillo... comparto 100% tu reflexión acerca de las grandes ciudades. Tiene un cosmopolitismo que las desborda y a pesar de que uno quiere volver a su hogar siempre, ciudades como NY te atraen, te atrapan y de alguna manera ya no sos la misma cuando te vas.
Cariños !

cocido de sopa dijo...

… "The melting pot", como coloquialmente se conoce a Nueva York porque es una fusión de culturas impresionante y todo por abrir sus puertas, y sus brazos a personas que ambicionaban vivir. Menuda gente valiente la de entonces, que se atrevieron a cruzar el charco, que si hoy se nos hace grande, no te digo nada unos siglos atrás cuando cruzar el Atlántico podía llevar incluso meses.

No conocía estos panes, pero menos mal que siempre tiene que haber a quien le gusta investigar y a quien le gusta compartir lo que descubre. Interesantes, y si están la mitad de sabrosos que los "bagels" ya me están gustando sin haberlos probado.

Besos, guapa.

Publicar un comentario

Sabes que es lo mas bonito de este post???... pues claro!!!...
tu comentario!!!!

Gracias!