Selkirk Bannock {un pan Escocés}

martes, 24 de marzo de 2015






Paso muchas horas frente a una pantalla de ordenador o móvil. A pesar de eso, hay algo que no cambio, ni creo que cambie nunca ... Siempre preferiré leer en papel. Soy una romántica, a veces ;)

Girar las páginas, dejar la huella de mi paso entre ellas, doblando una esquina o empleando lo que tengo a mi alcance para marcar mis pausas. Mis libros, están marcados. Algunos han recibido un baño de agua mientras me acompañaban las tardes de verano junto a la piscina. Otros, doblados y arrugados porque me resultaba más cómodo leerlos así... Hay quien me regaña cuando ve eso, pero para mi, es una prueba de vida, mis libros dicen que han sido leídos y vividos con rabia, algunos con gran pasión. De hecho, los que permanecen impolutos, dicen que jamás fueron abiertos, o cuanto menos, que nuestro idilio fue flor de un día ;)

Con mis libros de cocina me ocurre lo contrario (no me explico porqué). Los trato con extrema delicadeza y a pesar de que pasan muchas horas rodeados de harina, grasa o líquidos, rara vez salen malheridos ... Yo y mis contradicciones!!
De todos los libros de cocina que tengo, hay uno en especial, más bien son los libros de un autor en especial, Paul Hollywood, que jamás me fallan. Sus recetas de pan son siempre perfectas y cuando quiero acertar y no subirme por las paredes de rabia, siempre recurro a él. 

Señoras y señores, con todos ustedes un delicioso pan de origen Escocés, el "Selkirk Bannock". Con sabor a mantequilla, ligeramente dulce y enriquecido con pasas. Su característico color procede del baño de huevo y el horneado que le aporta esa tonalidad cobre intenso...... Que lo disfrutéis!

Fuente: "British Baking" de Paul Hollywood




Ingredientes para un gran pan ligeramente dulce:

- 500 gr de harina de fuerza.
- 5 gr de sal.
- 60 gr de azúcar.
- 7 gr de levadura seca de panadería (aproximadamente una bolsita)
- 80 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 175 ml de leche a temperatura ambiente.
- 125 ml de agua a temperatura ambiente.
- 150 gr de sultanas (en la receta original 200)
- 1 huevo batido con una cucharada de agua para el glaseado.





Preparación:

- En un gran bol, introducir la harina sal, azúcar y la levadura, procurado que esta última no esté en contacto con la sal.

- Incorporar la mantequilla cortada en dados y con ayuda de las yemas de los dedos comenzar a trabajar el conjunto hasta obtener una consistencia harinosa y la mantequilla esté totalmente integrada a la harina.

- Incorporar la leche y la mitad del agua y comenzar a amasar el conjunto. Ir añadiendo el resto del agua poco a poco hasta que toda la harina esté incorporada y obtengáis una bola que no se os pegue a las manos. Es posible que no tengáis que añadir todo el liquido, aunque a mi esas cantidades me fueron perfectas.

- Amasar durante unos diez minutos, introducir en un  bol ligeramente engrasado y dejar levar cubierto con papel film. Tiene que doblar de tamaño.

- Una vez levado, incorporar las sultanas y amasar hasta que queden bien integradas en la masa.

- Forrar una bandeja de horno con papel vegetal. Dar a la masa forma de bola y disponer sobre la bandeja preparada. Cubrir con film y dejar levar de nuevo hasta que doble su tamaño.

- Precalentar el horno a 220º. Pintar la superficie del pan con la mezcla de huevo y agua y hornear durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, bajar la temperatura a 190º y continuar horneando unos 20 o 25 minutos o hasta que al golpear su base con los nudillos suene a hueco.

Delicioso tostado con tan solo un poco de mantequilla. Un acompañamiento perfecto para un té o un café :)






Feliz martes!



20 comentarios:

María Ramos dijo...

Yo también prefiero el libro en papel, aunque leo en ocasiones en digital. También prefiero la escritura con boli y papel porque es la que puede transmitir mi estado de animo, a veces, más que las palabras escritas. En esto soy contraria a ti, ya era hora de no coincidir, polos opuestos... Guardo mis libros impolutos, me duele arrugarlos o que se me mojen, aunque mirándolo desde tu punto de vista, quizá ya no deba ser tan maniática con ellos. Los de cocina en mi caso, aún siendo tan cuidadosa, terminan manchados de algo y sabes? Me gusta!! Eso me indica que he utilizado el libro para algo más que para coleccionar recetas. Pan divino. Fotos como siempre. Envidia cochina verde y mala te tengo. ❤️

Natalia dijo...

Esto es un señor pan y lo demás tonterías. ¡Qué pasada! El color de la corteza es de esos que te deja salivando por una rebanada. Cuéntame, ¿hay algo que se te resista?

Un besazo guapísima.

Marga dijo...

Juana, ese pan no me puede gustar más. qué ricura, preciosas fotos, bss

Silvia Alvarez Lopez dijo...

A los libros les salen arrugas como a nosotras, buena señal de que estamos vividos, no?.
EL pan ya sabes que es soberbio, no podía ser más pintón.

UN besico

M. dijo...

¡Madre mía! Es de estas recetas que sólo con verlas ya se te antojan. Casi, casi, puedo olerlo mientras se horneaba, serán las ganas de probarlo. Apuntadito y en preferente.
A mi también me cuesta leer en ordenador o ebook y prefiero mil veces el papel. Será que ya paso muchas horas aquí para otras cosas.
¡¡Besos!!
Marhya (enmilbatallas.com)

Victoria dijo...

¡Hola! una cosita... No veo entre los ingredientes la mantequilla que mencionas en la receta, ¿cuánta cantidad hace falta?

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Pensaba que era la única que prefería pasar páginas de papel que pantallas. Ya veo que no.
Un pan que se ve perfecto para el desayuno.
Besos.

conchi dijo...

Menudo pan nos traes, me encanta el color que tiene y me imagino su olor.... Impresionante. Bss.

KRIS dijo...

Que color más precioso tiene este pan, igual que los ojos de Paul jejeje jejejeje !!! Seguro que fue una delicia. Y no sobraron ni las migas.


Yo cuido mucho mis libros, pero todos, no sólo los de cocina, me "duele" verlos doblados, y cuando dejo algún libro siempre tengo un come come por si me lo devolverán en el mismo estado en que yo se lo he prestado.

Se que ahora con el tema ebook es fácil tener mil libros , y que no ocupen sitio alguno, pero ... estoy de acuerdo yo también prefiero el papel y el olor que desprenden las hojas al pasarlas.

Besos brujilinda !!!

Mi toque en la cocina dijo...

Tengo las estanterías de mi casa repletas de libros pero he de reconocer que me he dejado seducir por la tecnología y desde hace un par de años leo en el iPad. Comencé por los viajes, leo mucho y muy rápido por lo que tenía que cargar con más de un libro y gracias al iPad voy con una biblioteca a cuestas!! Sin embargo, los libros de recetas los prefiero impresos y al igual que los tuyos sobreviven impolutos a pesar de estar rodeados de peligros 😉.
Hace mucho que no hago pan en casa, tengo una lucha interna porque aun se me resiste. A veces quedan de lujo pero otras no están a la altura a pesar de que en casa no se quejan. Este pan con un toque dulce me ha conquistado así que me llevo tu receta querida Juana, a ver si me animo pronto y termina mi lucha interna.
Un besito mi niña linda desde Las Palmas.

Evelyn dijo...

Mis tesoritos, tanto de cocina como de lectura, los protejo como oro en paño, aunque alguno de los que tengo en casa de mamá ya tenga las huellas de la canija de mi sobrina, jejeje. Yo le pondría pepitas de chocolate en vez de pasas y sería la bomba, jeje. Besiños.

Silvia Icart dijo...

Tal como te lo has preparado es como me lo he imaginado. Menuda joya de libro no??? Los de lectura los tengo bastante bien y eso que me leo enciclopedias y podrían estar peor y los de cocina los tengo bastante bien, alguno quizás si que tenga alguna manchita, pero me gusta! jajajaja Bss

Liliana Fuchs dijo...

Estoy contigo! Me apasiona leer en papel, no renunciaría a ello jamás. Lo malo es que la cuestión de espacio en casa siempre es un problema, pero ay, es que me encanta un libro en su formato tradicional. El olor al abrirlo por primera vez, el tacto de las páginas, la cubierta, que te acompañen toda tu vida, mudanzas incluídas... También me gusta curiosear en librerías ajenas por el mismo motivo, con los libros viejos de mis padres por ejemplo, y sentir sus vivencias de la época en los que los leyeron :).

Oh qué panazo, me encanta esta receta!! Me recuerda al Tea Brack que hice el año pasado, tengo que probarlo sí o sí. Y me has recordado que tengo libros de Paul Hollywood en mi wishlist, pero a ver cómo les hago sitio en mi mini apartamento ;P.

Un abrazo

abril dijo...

En un "gran" Libro de los Blogs te tenemos que guardar a ti, tesoro! Me ha encantado como has empezado la receta.... "En un gran bol".... miedo me da el bol que habrás cogido, porque tu eres mujer de palabra.
Pues Juana, soy igual de contradictoria que tu... porque, a) prefiero el papel para leer, b) mis libros también tienen huellas de ese tiempo en que fuimos uno y c) mis libros de cocina son tesoros que incluso forro con aeronfix como los libros del cole..... así que ...más cositas en común.
No conozco a Mr. Hollywood...habrá que ponerse al día...porque tu pan..es una pasada y tiene una pinta que casi huele.
Besos!

Manoli Diaz dijo...

Sabes cuanto me identifico contigo querida Juana , ahora que es la era de la tecnología prefiero mil veces el tacto calido de un libro que la fría pantalla del ipad, mis libros también tienen las huellas de lo vivido y en cuanto a los de cocina, esos son tratados con más cuidados porque procuro aprenderme la receta de memoria y anotar los ingredientes en un folio y no tenerlos en la cocina, desde una vez que se derramó la taza de café de una amiga( yo no bebo café ) y me manchó casi la mitad del libro, tengo que decir que cuando se marchó mi amiga y lave con un algodón todas las hojas estaba llorando nunca más veras un libro en mi cocina, como muy cerca en una silla en la puerta, ya se que soy maniática.
Y después de tanta cháchara decirte que el pan me ha cautivado, las pasas y el increíble tostado me encanta, una delicia total.
Un besito y feliz semana guapísima.

Los chatos Chefs dijo...

Yo también quiero ese libro de Paul Holliwood, está en mi lista de libros pendientes, al final se me caerá la casa encima, no tengo remedio.

Esa receta es genial, por que es sencilla, y no necesita ni masas madres, ni leches, y se ve precioso. Muchas gracias por la receta.

Un beso!

Aisha dijo...

Qué pasada de pan!! Me fascina y me lo apunto para problarlo :)
besos guapa!

Ana Melm dijo...

Si alguien deposita una mínima salpicadura de "algo" en... digamos mi WholeGrain Breads de Reinhart, espero que el juez lo admita como atenuante... xD

Para guarrear en la cocina, los libros chuscos y sustituibles y las anotaciones en trocitos de papel que acaban invadiendo la cocina, pero los libros sagrados... esos never-ever.

Catalina de la vega dijo...

que pan tan rico ¡¡¡ , tomo nota para hacerlo

cocido de sopa dijo...

Aquí viene la remilgada. Sí, yo, la remilgada. Me temo que yo sería una de esas personas que sufriría muuuuucho ver cómo tus libros han sufrido manchas y arrugas, porque soy de a las que les gusta que los libros estén impolutos. Los lomos dicen mucho de la vida que se les ha podido dar. Soy de las que además, no permite a los alumnos escribir en los libros. Muchos no me hacen caso, pero no voy a lidiar una batalla por eso, te soy sincera.

Con esta receta, ya lo sabes tú, has abierto mi corazón a Escocia. Ya sabes que mi amor por esta tierra no es como la flor de un día (me ha encantado tu expresión :D), porque es un país que quedará siempre en mi. No puedo menos que visualizarme en una mesa, con una taza de té, con una rebanada de pan, y una nuez de mantequilla. Mucho más que comiendo desayunando haggis, huevos, bacon y demás contundencia tan típicas de las Islas Británicas.

Agradecida de que hayas abierto mi corazón :)

Besos!!

Publicar un comentario

Sabes que es lo mas bonito de este post???... pues claro!!!...
tu comentario!!!!

Gracias!