Pollo crujiente con miso y jengibre {la nostalgia de cada año}

jueves, 26 de noviembre de 2015


Cada año por estas fechas hago repaso de mi vida, tal vez la proximidad del final de año y de mi cumpleaños, me empuje a ello. Sinceramente no lo sé, pero es agridulce y siento una gran nostalgia invadir mi corazón.

Recuerdo la ilusión con la que vivía estas fechas cuando era pequeña, siento olores, colores, imágenes se tejen y enredan en mi cabeza, añoro a personas perdidas, y desearía volver a sentir esa ilusión infinita que se perdió al ir haciéndome mayor.
También, pienso en los pequeños sucesos que marcaron el año que finaliza y que mi mente inquieta se empeña en analizar.   Me esfuerzo en entender lo que no se puede entender, lo que no tiene explicación, para finalmente llegar a la misma conclusión a la que llego cada año.... Todo ocurre por algo, lo bueno y lo malo llega, se marcha por alguna razón, de poco sirve saber si la culpa fue mía o fue algo inevitable, ajeno a cualquier fuerza que yo pudiese ejercer en contra o a favor..... Simplemente es así la vida y así hay que vivirla, respirar fuerte y seguir adelante sin lo que se esfumó y abrir los sentidos para no dejar escapar lo que llegará .... Porqué quien sabe, puede que sea mucho mejor!

¿Y tú, dejarás escapar este plato de inspiración Japonesa???




Visto en "Donna Hay magazine" 




Ingredientes para cuatro personas:

- 110 gr de miso amarillo.
- 1 cucharada de jengibre finamente picado.
- 2 dientes de ajo majados.
- 60 ml de mirin (vinagre de arroz Japonés)
- 800 gr de pechuga de pollo cortada en taquitos de unos 2 cm.
- 150 gr de harina con levadura incorporada.
- 150 gr de maicena.
- Aceite vegetal para freír.

Para la mayonesa de miso:

- 150 gr de mayonesa.
- 1 cucharadita de mostaza.
- 2 cucharaditas de miso amarillo.
- 1 cucharadita de mirin.







Preparación:

- Introducir el miso, jengibre, ajo y mirin en un gran bol. Mezclar todos los ingredientes e introducir el pollo cortado en taquitos. remover para que quede bien impregnado y dejar reposar en el frigorífico un mínimo de una hora. Para mi, lo ideal es dejarlo el día entero para que absorba bien los sabores.

- Retirar el pollo de frigorífico media hora antes de freírlo para que adquiera la temperatura ambiente. Llenar dos tercios de una sartén profunda con aceite y calentar este hasta que alcance unos 180º de temperatura.

- Mientras, introducir la harina y maicena en un bol y mezclar. Rebozar los pedazos de pollo en esta mezcla y una vez el aceite esté caliente, freír estos por tandas hasta que se vean bien dorados y crujientes.

- Para la mayonesa al miso solo tendréis que mezclar todos los ingredientes.

- Servir el pollo recién hecho con la mayonesa al miso. Podéis decorarlo con hojas de menta para dar un pequeño toque de color :)











19 comentarios:

Pumuky dijo...

Aix mi Juana, qué profunda reflexión, pero cuanta razón tienes, si te paras a evaluar tu vida, a cada año que pasa te puedes volver más nostálgico... pero eso no impide que continues teniendo alegría, a que no? Y es verdad, todo, absolutamente todo, bueno y malo, llega a nosotros por alguna razón, que normalmente se escapa de nuestro entendimiento (que me pongo yo filosófico también!), y lo mejor es aceptarlo tan bien como sea posible, sobre todo lo malo, y esperar que nuevas y buenas cosas nos lleguen.

Por cierto, a mí prepárame un buen plato de este pollo que me apunto a devorarlo!

Un besote enorme chikitina!

M. dijo...

Yo no lo dejo escapar, estoy segura de que me va a encantar.
¡¡BESOS!!
Marhya (enmilbatallas.com)

Laube Leal dijo...

La vida es complicada. Tomamos decisiones al tiempo que seguimos caminando. En unas acertamos, en otras, erramos, pero no por ello vamos a dejar de caminar. Hay que aprovechar el saco de experiencias que vamos conformando y aprender a tomar decisiones con lo aprendido. No queda otra. Mirar hacia atrás no es una solución, porque no podemos cambiar absolutamente nada.

Me encanta este plato y te diría que se aprecia que estás algo melancólica.

Buen jueves, amiga.

Silvia, de Álamos Ventosos dijo...

Juana querida: qué reflexión tan intensa. Creo, como vos, que aun hasta las situaciones más extrañas, más tarde o más temprano, encuentran su explicación. Es probable que sean los años los que nos hacen ver as cosas de esa manera. O quizá una especial disposición de nuestro espíritu. Las celebraciones de fin de año están siempre teñidas de un poco de nostalgia: por lo que ha quedado atrás, pero también por nuestra infancia y esas épocas tan ingenuas donde cada cosa simplemente tenía un lugar porque era natural que así ocurriese. Se me ocurre que a lo mejor el gran desafío de la Navidad es dejarnos tentar por la ingenuidad otra vez, volver a creer en el mundo y que la paz, en su sentido más amplio, es posible.
Me encanta leerte. Disfruto de tus fotos a más no poder. ¿Y podés creer que lo primero que teclee esta mañana en Google fue "lemon chicken"? No sé si esa es la fuente de inspiración de tu receta, pero está claro que es exactamente lo que tenía en mente para la cena de esta noche. Deberé averiguar qué es el miso, sino, no lo pongo y a otra cosa mariposa ;) ja,ja!
Bs., mi querida.

carmen - Rezetas de Carmen dijo...

Siempre hay que pensar que puede llegar algo mejor. Me encanta la idea para el rebozado crujiente, muy original.

Rosa Maria Romero dijo...

Si Juana llega nuestro cumpleaños, pero yo al contrario que tu, este año solo me llega para hacer examen de conciencia y saber que he hecho bien o mal y echar de menos cada día a alguien más, ya son unos cuantos los que me caen, en fin......De todas formas los celebraremos verdad?
Por cierto tu pollo de pecadito como siempre, digo pecadito porque ya sabes cuales serian mis pecados gordos jajajaja Besitos corazón.

Catypol dijo...

Tu ya sabes lo que pienso así que no contestaré a la introducción, sólo decir que la conclusión me gusta, ten por seguro que será muchísimo mejor. Por cierto! cena ya, necesitamos reírnos.
Pero de la receta siiiiiii que te diré cuatro cositas, ea!!! cuándo nos vamos a Japan? no encontraríamos algún cocinero/a japonés/a que nos haga un tallercito allí?, jajajaja, te imaginas???, comer pollo crujiente con miso y jengibre en algún puestecito de por allí, Mmmm!!! adoro estas recetas, lo sabes, así que apuntada ya para probar cuando menos te lo esperes.
Loviu preciosa...y recuerda, siempre up, up, up, muacs!

Evelyn dijo...

A mi estas fechas me encantan, ya sabes, y aunque añorar es inevitable como bien dices no podemos volver atrás ni cambiar las cosas. Hay que vivir día tras día disfrutando de cada momento, aunque la nostalgia, la tristeza e incertidumbre sea inevitable que esté presente. No tengo ni idea de lo que es el miso ni si me gustará, pero a la vista me parece precioso como todo lo que haces. Besiños.

Marga dijo...

Querida Juana, el pasado es pasado y las cosas ocurren porqué si, no merece la pena dar más vueltas, si acaso tomar nota para el futuro. Me apunto a tu pollo, me parece una exquisitez, bsss enormes

Pepi (sopa de sopa) dijo...

Yo estas fechas las disfruto, me encantan. Ver como cada año la mesa aumenta. Claro que también llegará el día que quizás disminuya, y ahí creo que empezaría a verlo diferente. En fin... mejor no pensar:)

El pollo seguro que está exquisito, como todo lo que nos enseñas.

Un besote!!!

São Ribeiro dijo...

NUnca provei miso, o aspecto esta delicioso acho que ia gostar

Vivi martínez dijo...

Tagore dijo "Si lloras por haver perdido el sol las lágrimas te impediran ver las estrellas" así que desterremos la melancolía que en estas fechas nos invaden, iluminemos los días a base de sonrisas y disfrutemos de cada momento con los que nos rodean como si fueran los últimos.
Oye que yo me voy con Caty y contigo a japonear, jejjeeje, y más si podemos encontrar platos tan absolutamente deliciosos como este pollito con el que hoy nos regalas los sentidos
Un besazo mi linda brujita

Manoli Diaz dijo...

Querida Juana, tus reflexiones siempre coinciden con las mías y este mes que se acerca es para mi también un remolino de sentimientos y añoros, me considero positiva y mirar siempre para adelante pero los últimos días del año me pueden y me hacen dudar hasta de mis pensamientos, de lo que no dudó es de lo rico que tiene que ser este pollo, Donna Hay me encanta su cocina es deliciosa y rápida y este pollo hay qun probarlo.
Un besito enorme y feliz casi finde.

LA COCINERA DE BETULO dijo...

¿Qué te pasa mi chiki que estás tan reflexiva y algo melancólica? Nos torturamos muchas veces pensando qué hemos hecho mal, pero seguramente como bien dices, las cosas pasan por algo, un algo que ni siquiera sabemos. Bueno no todo va a ser malo, si miramos bien seguro que ha habido también muchos buenos momentos en este año ;)
Y si no un par de bocados a este pollo crujiente y nos cambia la vida, la sonrisa se intala en nuestras caras, de acuerdo?
Buenas noches y mil besos.

María Belén Delgado Pulgar dijo...

Hola Juana, a mi me pasa lo mismo que a ti, pienso en la gente que no esta y en los recuerdos que tengo de de ellos.
También pienso que todo pasa por alguna razón y también mi cumple es a finales de año por eso, en cambio y a pesar de todo me encantan las navidades y quiero seguir así con esta ilusión, aunque me falta mucha gente querida, pero de alguna manera estan conmigo.
El pollo me encanta y esta receta me la llevo, tengo que comprar miso, te ha quedado maravillosa como siempre
Besinos
El toque de Belén

Verónica dijo...

Juana, como diría mi madre, si la cosa tiene solución, búscala y solucionala y, si no la tiene, para qué preocuparse, a seguir adelante y vivir cada segundo de esta hermosa vida que tenemos. Yo siempre he disfrutado muchísimo estas fechas, pero mucho más el previo, el mes de diciembre con todo iluminado, la ilusión de los niños escribiendo la carta a los reyes, los preparativos y compras navideñas pero, ¡ay cuando llegan las fechas clave! ¡qué locura! nos juntamos más de 20 y mi madre sigue insistiendo en que tenemos que hacerlo en su casa, ella cada día más cansada y disfrutando menos del momento pero, ¿quién es el guapo que le dice que hay que cambiar tradiciones?

En fin, un besazo y que sepas que soy una enamorada de la cocina oriental. Tengo todos los ingredientes salvo el miso amarillo que tendré que buscar.
Un besazo guapa y muchísimo ánimo.

Chez Silvia dijo...

Cuando te he leído me he acordado que cada año tienes estas mismas dudas, así es la vida! Los recuerdos pasan sean buenos o malos a mi también me ocurre pero intento dar paso a los momentos que estoy viviendo con los mios y valorarlos. Mucho animo que tu puedes con todo y en peores guerras has estado. No paso de este maravilloso plato, ya sabes que soy un poco japonesita y adoro estas recetas. Besotes guapisima!

Catalina de la vega dijo...

que rico, tiene una pinta buenisima ¡¡¡¡¡ las fotos espectaculares, besitos guapa

Liliana Fuchs dijo...

Ains preciosa, me identifico mucho contigo, salvo por lo del cumpleaños... Y menos mal que yo cumplo en abril, porque mi cumple me pone también muy nostálgica y entonces ya sería depresiva en estas fechas ^_^U.
Creo que una persona como eres tú, tan pasional, reflexiva, empática, tan viva... es normal que se sienta así en esta época, y más con todo lo que está pasando. Yo intento que la ilusión venza a la melancolía, porque todavía disfruto muchísimo volviendo a mi casa por las fiestas y ahora que vivo lejos las disfruto el triple, como una niña vamos :).

El pollo al estilo japonés es una delicia adictiva y tu versión me ha encantado! Mmm con ese miso...

Publicar un comentario

Sabes que es lo mas bonito de este post???... pues claro!!!...
tu comentario!!!!

Gracias!